Restaurant El Ferroviario, Buenos Aires El mejor restaurant de Buenos Aires?

El Ferroviario

Desde hace tiempo me venían hablando de El Ferroviario, y mi hermano siempre me decía que tenía que ir. El problema era que, quedaba un poco a contramano, en las cercanías de la cancha de Vélez, y llegar hasta allí sin auto, era medio complicado. Y además, que había que esperar mucho para conseguir mesa. No parecía simple.

Por eso, uno de los últimos días de nuestra estadía en Buenos Aires, cuando uno de los amigos con el que fuimos al KissKruise VI me llamó para cenar, y me nombró El Ferroviario, enseguida agarré viaje. Además se prendían otra pareja de los amigos de Kruise, nos llevaban y nos traían en auto, qué mejor.

Llegamos entonces a la zona de Velez, estacionamos afuera (hay un estacionamiento adentro pero estaba completo), nos encontramos con los otros amigos, y entramos. Mucha gente esperando afuera, pero nos dieron un número, y a esperar.

Por suerte con tantos amigos, charlando el tiempo se pasaba rápido, y además cada tanto viene alguien a repartir empanadas entre los que esperan. De casualidad nos encontramos también con alguien que había estado en hospedándose con nosotros en Londres hacía unos meses. También nos entreteníamos mirando la parrilla, que está separada del salón y a la vista de todos.

Después de una hora y media prácticamente, nos llegó el turno y nos llevaron a una mesa en el centro del salón principal.

Este salón es muy grande, probablemente para unos 300 cubiertos (hay un anexo más chico que han hecho nuevo, del otro lado de la parrila), por lo que la capacidad total del restaurant debe ser de 400 cubiertos.

La decoración sin ninguna pretensión, muy similar a los restaurantes a los que iba con mi papá y mi mamá en los ’70 (se me viene a la mente uno en Serrano y Paraguay). Evidentemente lo que importa acá es la comida, y nada más.

Jamones y ajos colgados, cuadros rejuntados, banderas de Argentina y televisores. Solo faltaban los cartelitos que dijeran “minutas a toda hora” y “pida flan con crema”.
También el típico pizarrón con los platos del día.

Delicioso el pancito en la mesa, algo que es típico en Argentina, pero que en otras partes del mundo, casí no existe.

Debo confesar que al principio dudé del mozo, no hablaba mucho y tenía cara de pocos amigos. Pero poco a poco fue probándome lo contrario, y al final lamenté no haberle preguntado el nombre para poder darle el crédito que se merece. Como dije, el tipo no hablaba mucho, pero decía dos palabras, un gesto,  y era lo justo para ser gracioso, amigable, y ayudarte a elegir.

Lo primero que se me ocurrió pedir, fue un bife de chorizo. Pero los bifes de chorizo aquí son terribles, miden como 10 cm de alto, por lo que el mozo me sugirió que me pida otra cosa, porque iba a tardar al menos 45min, y ya era un poco tarde. Miren los bifes de chorizo recién puestos en la parrilla.

Después de ver un par de opciones, me decidí por una bondiola.

Estaba deliciosa, tierna y sabrosa. Como corresponde, a años luz de la bondiola esa que me dieron en Fuente y Fonda.

Mi mujer se pidió un matambrito de cerdo, algo que es casi imposible de conseguir fuera de Argentina. Probé un bocado, y también estaba muy bueno.

Otro de los pedidos en la mesa fue esta milanesa, que creo que comieron entre dos, y que si bien yo no probé, lucía espectacular y mis amigos lo confirmaron.

El cuarto pedido, un vacio.

Como ven, las porciones se pueden compartir, o bien, si están muy desesperados por un pedazo de carne (como nosotros), comer una entera cada uno.

Después de disfrutar la excelente carne, llegó la hora de los postres. Y qué postres!

Alguien pidió brownie con helado… sin palabras.

El tiramisú… ni hablar. Y encima el echan Tia María!

Mi mujer, pidió un humilde queso y dulce, y lo que le trajeron fue más que generoso!

Y yo… el menú decía “bocha de dulce de leche”. Yo por eso entiendo una abundante cucharada de dulce de leche. Para mí eso iba perfecto. Pero el mozo me decía que era helado. Pero el helado estaba separado en el menú. Luego de un breve intercambio de opiniones, bueno, le dije que me traiga el helado.
Qué recibí? Esto… un maestro el tipo!

Y todo por alrededor de $2000 (éramos 6 adultos y 3 niños), realmente un buen precio en cualquier lugar del mundo para comer así de bien. Y no es solo una parrilla, tienen muchísimos platos de todo tipo (no, no hay cocina Thai ni fusión peruana-asiática).
El Ferroviario está en mi top 3 de restaurantes que haya visitado en los últimos años.

El salón estaba prácticamente vacío cuando nos retiramos con las panzas llenas y muy felices.

Y uds., fueron al Ferroviario? Opinan igual que yo?

15 Responses to Restaurant El Ferroviario, Buenos Aires El mejor restaurant de Buenos Aires?

  1. patricionogueira says:

    La próxima pedite la porción de asado…es espectacular!! El hueso largo del costillar atravesado y siempre tierno. Un gran lugar, sin ninguna duda.

  2. Miguel says:

    Hola Ale. Ese Restaurant tiene las mejores críticas, y parece que es una constante. La espera de una hora y media siempre indica que vale la pena.
    Estar de regreso en tu país después de tanto tiempo merecía una buena sobredosis de carne a la parrilla. Y dulce de leche en el postre !
    En mi caso le agregó un buen vino, pero son gustos…

  3. Gonzalo says:

    Conozco a los dueños, les estoy haciendo llegar tu post en este momento. Que bueno que lo disfrutaste!! Abrazo

  4. Omar says:

    Espectacular que buenos platos y abundantes , se que lo disfrutaron a pleno , buenisimo !!!

  5. Marchu says:

    Qué rica comida, he oído este lugar pero nunca he ido. Me queda a traslado pero tendré que organizar de ir, muy buena Padilla!!! Wow que super porción de dulce d leche!!!!

  6. Marchu says:

    Jajaja Lee xfavor TraSMano y PaRRilla.

  7. NicolasEzequiel says:

    Que genio Ale! sabes que fui hace rato con unos amigos, pero deje de ir desde que no se puede reservar mas mesa! ahora hay que ir a esperar (antes tenias que llamar con 20 dias anticipado).
    Buenisimo que pongas a nuestro ferroviario en tu top 3! sin dudas es un lugar para comer hasta morir, o casi jajaja (recuerdo que yo pedi de postre flan, y era de un tamaño de un cuarto de bizcochuelo masomenos, terriblee)

    Un abrazo grande Ale.

    • Ale says:

      Sí, no estaba seguro si se podía reservar o no, nosotros fuimos directamente y esperamos casi 90 min.
      Y no es solo cuestión de cantidad, también es cuestión de calidad!
      Abrazo!

  8. Paula says:

    Yo fui parte de esa cena y debo admitir que todo lo que dice Ale es cierto…si no se queda corto…Yo no lo conocía y me ENCANTÓ !
    Ah ! y doy fe de que la carta de vinos tenía excelentes precios!

Dejame un comentario!

%d bloggers like this: