El restaurant Little Sheep, Pasadena, California Probando el Mongolian Hot Pot

Little Sheep

Hong Kong, año 2008. Paseando por Mongkok, una de las zonas más populosas de HK, donde hay cientos de lugares para comer, nos llamó la atención un lugar, llamado Little Sheep, en el que había muchísima cola. No entendimos muy bien de que se trataba, porque era en un primer piso por lo tanto no podíamos ver dentro, pero las fotos que había afuera mostraban lo que parecían fiambres. En ese momento decidimos ir a otro lado, porque teníamos hambre y no queríamos esperar.

Después vimos más publicidades de Little Sheep por todos lados, y averiguando un poco, vimos que es un restaurant dedicado al Mongolian Hot Pot, algo así como Olla Caliente Mongolesa. El Mongolian Hot Pot, como su nombre lo indica, es un plato típico de Mongolia, que consiste en un caldo caliente, al que se le agregan hierbas, cardamomo, ginseng, y vaya a saber que cosas más. También hay una versión picante del caldo. En ese caldo se cocinan cualquier cantidad de cosas, que van trayendo a la mesa, el menú es bien extenso. Sería un primo cercano del Korean BBQ, que también probamos en Korea, pero en ese caso los ingredientes se cocinan sobre una parrilla o plancha eléctrica.

Desde 2008 que nos quedamos con ganas de ir a comer ahí. Si bien es una cadena, están principalmente en China, y cuando estuvimos en Shanghai pasamos por uno, pero no era la hora de comer y teníamos que seguir caminando.

En Estados Unidos hay varios, pero nunca nos habíamos cruzado con uno. Hasta que cuando estaba viendo deptos. en Airbnb en Pasadena, ví que a muy pocos metros de donde estaba mi candidato para alquilar, había un Little Sheep! Eso, sinceramente, me terminó de convencer para alquilar ahí (también había un Cheesecake Factory que influyó, no lo niego).

Little Sheep HK

Little Sheep en el metro de Hong Kong

Habíamos decidido ir una de las noches, y eso hicimos. Como parece ser usual, también había cola (igualmente esa zona de Pasadena arde, hay cola en todos lados). Nos dijeron que teníamos para 40 minutos aproximadamente, por lo que nos fuimos a dar una vuelta.

Cuando volvimos, nos hicieron entrar diréctamente. El lugar es bien familiar, y la gran mayoría de los comensales, al igual que el personal, eran orientales.

En cada mesa hay una hornalla eléctrica.

No teníamos mucha idea de que pedir, no sabíamos cuánto era mucho y cuánto era poco. Teníamos bastante hambre, eso sí, por lo que no opusimos mucha resistencia al ofrecimiento del menú libre, o sea que podíamos pedir todo lo que quisiéramos por un precio fijo. Como se ve las opciones son muchísimas. Aquí pueden ver el menú completo.

Tampoco sabíamos si el caldo picante era demasiado picante o no. Por lo que pedimos mitad y mitad.

En la planilla que nos dieron, teníamos que marcar lo que queríamos y lo iban trayendo. Lo primero que pedí fue la carne.

Parece fiambre! Pero no, es carne, de diferentes tipos de cortes, cortada bien finita para que se cocine rápido.
También pedimos unos fideos de arroz, papas, albóndigas, dim sum.

El caldo ya estaba en ebullición, por lo que comenzamos a meter los ingredientes en la olla.

En este videíto se vé el procedimiento completo.

Yo iba poniendo algunos de los ingredientes en el plato, para darle un poco de continuidad al mastique. Si no, costaba un poco pescar los ingredientes de la olla cada vez.

Seguimos pidiendo más ingredientes. Aquí fideos de harina, más dim-sum, langostinos, kanikama, hongos, y más cosas que realmente ya no recuerdo que eran.

Tantos ingredientes resultó ser un problema, porque al ponerlos en la olla y cocinarlos de a varios por vez, y al ser el caldo no transparente, después en algunos casos no sabíamos que era lo que agarramos y comíamos.

Y seguíamos pidiendo! Otros cortes de carne, cerdo, pollo.

Realmente comimos muy bien y mucho, llegó un momento en el que ya me era imposible comer algo más. Así quedó la mesa al terminar. Es decir, sobró bastante.

Una buena experiencia y la comida muy rica, de buena calidad, y todo fresco. Sin duda volvería, y ahora que ya sé como funciona todo, iría poniendo los ingredientes de a uno, para saber exáctamente lo que estoy comiendo, y no sé si pediría el menú libre, aunque a USD22.95, no es caro para nada para semejante cantidad y variedad de comida.
Recomendable como para comer algo distinto de vez en cuando.

Ah, y el caldo picante, por más que a nosotros nos gusta y estamos bastante acostumbrados a comer picante, es demasiado picante!

8 Responses to El restaurant Little Sheep, Pasadena, California Probando el Mongolian Hot Pot

  1. Nestor says:

    Que rico parece eso! Parece la versión mongol del shabu-shabu Japones pero con más ingredientes y más spicy. Es cierto por los ingredientes parece el korean barbacue!
    En un tour en China nos llevaron a un Rest Mongol pero era todo a la plancha y recuerdo que mucha verdura, nada especial, casi me había olvidado de la experiencia.
    (Casualidad hoy domingo de carnaval hablábamos con mi hija de ir a comer shabu-shabu, pero terminamos pidiendo pizza ja!)

    • Ale says:

      Exacto Nestor, es algo similar, aunque por lo que veo este parecería tener más variedad de ingredientes, ya viste que el menú es largísimo.
      Saludos!

  2. Marchu says:

    Qué rico que parece toda esa comida!!! Me pareció a la comida KoreaNa que vimos en un restaurante en Dublín, aunque no comimos en ese sistema. Muy simpático el logo de la marca!! Qué bueno a elección!!!!

  3. Brian says:

    Me dio hambre! Un saludo :)

  4. Julian says:

    Leer esto 6am no fue buena idea jaja, al final era muy picante o no?

Dejame un comentario!

%d bloggers like this: