River – Boca en Madrid La superfinal más grande de la historia.

River

Disclaimer: aunque el traslado de la final de la Copa Libertadores a Madrid me haya beneficiado personalmente, ya que me dió la posibilidad de haber ido a verla, mil veces hubiera preferido que no pasara nada, y que la final se hubiera jugado en el Monumental como correspodía, con los 66000 hinchas que habían pagado su entrada.

Con bastante poca anticipación tuve que organizar el viaje entonces.

El vuelo.

En cuánto se confirmó la final en Madrid, me puse a buscar vuelo. La Conmebol, con todas sus fallas, tuvo razón en que si había que hacerlo fuera de América, Madrid era el lugar ideal. Sin hablar de la conectividad con Argentina, desde Londres hay unas 10 frecuencias diarias solo entre British Airways e Iberia.

Este era un vuelo ideal para hacer con Avios. Me fijé que disponibilidad había, y para mi sopresa había mucha para el sábado, y aunque hubiera querido volar el domingo a la mañana, apenas había para un vuelo en un horario poco conveniente, que llegaba un poco sobre la hora del partido. Igual llegar el sábado a la tarde a Madrid no estaba mal.

La idea era sacar economy, pero mientras miraba los vuelos para el sábado, ví que uno de ellos era operado por un 777-300. La ventaja es que siendo un avión de cabina ancha, tiene una cabina de business como corresponde (o casi), por lo que consideré que valia la pena gastar unos Avios más para sacar business. En total, fueron 13500 Avios más £35. Y no me puede haber salido más redondo, porque ese avión también tiene cabina de First class, que normalmente no se usa en en los vuelos intraeuropeos, pero como en ese caso se sobrevendió business (o economy), recibí un update a la cabina de First (el reporte completo ya saldrá en el blog). Excelente manera para comenzar un viaje donde todo salió de la mejor manera posible!

El regreso también lo saqué en business (ya que estaba), pero aunque también podría haber sido en el 777, preferí estar de regreso más temprano en Londres, por lo que volé en la cabina normal de Club Europe, aunque no había nadie sentado a mi lado.

 

El hotel.

Cuando se empezó a rumorear que el partido podía ser en Madrid, empecé a mirar hoteles por la zona del Santiago Bernabeu. Los precios eran más o menos normales, €110 el Holiday Inn que está justo enfrente, €120 un NH también cerca, todo así. Obviamente no compré en ese momento porque no había nada confirmado.
uando finalmente se confirmó, volví a mirar los precios, y se habían triplicado! Y era notorio porque algunos sitios agregadores del hoteles (Booking, Hotels, etc.) tenían los precios originales, aunque si uno quería reservarlos salía el precio actualizado. Con los mapas de Google era fácil buscar los hoteles cerca del estadio, Google pone los precios sobre la ubicación, hasta que finalmente dí con uno que aparentemente se había dormido y no había actualizado sus precios. EL NH Paseo de la Habana, a €96 la noche, que quedaba cerca aunque no con un acceso directo al estadio, en cualquier dirección había que hacer un buen rodeo por los terrenos de un colegio que hay en el medio. Pero igual me resultaba muy conveniente, ya que además estaba a 3 cuadras de la estación Colombia del metro linea 8 que va directo al aeropuerto. Saqué la tarjeta con 10 viajes, que me costó algo de €17, incluyendo un suplemento de €3 para viajar hacia/desde el aeropuerto.

Reservé una habitación simple, y eso es lo que me dieron, una habitación bastante pequeña, con una cama de plaza y media, y un escritorio, perfecto para mi solo. El hotel estuvo muy bien, pero el único problema es que en la habitación hacía mucho calor, el termostato marcaba 27c, y no encontraba manera de prender el aire acondicionado, aún buscando las instrucciones en internet. Llamé a la recepción y me dijeron que tenían el aire acondicionado deshabilitado! Una lástima, tan lindo hotel que pierda puntos de esa manera.

 

Madrid.

Madrid es una ciudad hermosa, a la que siempre me gusta ir. La comida, la gente, las veredas y algunas arquitecturas tan parecidas a las de Buenos Aires, la hacen un destino atractivo para mi.

Llegué a eso de las 4 de la tarde, y sin problemas me tomé el metro hasta la estación Colombia, muy cercana al hotel. Me extrañó ver que ese sábado a la tarde, la zona estaba extremadamente tranquila, todos los negocios estaban cerrados, excepto las peluquerías, de las que había muchas. Por suerte encontré un chino abierto para comprar algo para tomar. Llegué al hotel , me cambié y me fui para la Puerta del Sol, donde me encontré con mi amigo Javier que había llegado de Miami también para el partido, y nos quedamos participando del banderazo de hinchas de River.

Después fuimos a caminar un poco por Madrid, pasamos por Plaza Mayor, donde había un mercado navideño vendiendo mayormente chcucherías chinas, pero muchísima gente. Cenamos excelentemente en un lugar cualquiera (total en España hay que errarle mucho para comer mal), después caminamos otro poco, tomamos un helado y un café, Javier hizo un par de compras (acá si que estaba todo abierto hasta tarde), y luego nos despedimos y cada uno a su hotel.

Al día siguiente, el día del partido, me levanté tarde, y arreglé con Hernán Van Norden (que había llegado también para ver la final) y con Chandler (que estaba allí por otros motivos, pero no se quedaba al partido), para encontrarnos en el restaurante De María, al lado de la Puerta del Sol, para almorzar.  De María es una cadena de restaurantes argentinos, y hay varios en Madrid. Comimos un menú fijo, que consistía en una entrada (empanada o choripan), un plato principal (vacio o asado de tira), un acompañamiento (papas fritas o ensalada), y un postre (helado o flan), todo por €13, la verdad baratísimo y estuvo todo muy bueno, no sé si en Buenos Aires hay un menú así por ese precio.

Por supuesto charlamos con Hernan y Chandler a más no poder, de viajes y mil cosas.

Mi amigo Javier tuvo un ataque de Jetlag y no apareció, y mientras Chandler se fue a comprar jamón para llevar a su casa, con Hernán nos fuimos a tomar un café a un lugar cercano y seguir charlando.
Después que Van Norden se fuera a buscar su entrada para el partido, apareció Javier. Le hice el aguante para que comiera y tomara algo, ya que recién se había levantado, y luego salimos a caminar otro rato. Eran cerca de las 4 de la tarde, y él ya se quería ir para el estadio. Yo la verdad que quería irme a descansar un rato al hotel, porque sabía que el partido iba a ser agotador (y eso que yo no jugaba!). Así que nos tomamos el metro hacia el Bernabeu, y desde allí yo me fui para el hotel, y el se quedó en las inmediaciones.

 

El partido.

Yo quería descansar un rato, pero Javier me watsapeaba diciendo que había mucha gente, que se complicaba llegar, que había un cacheo muy intensivo. Claro porque hasta que el estadio abriera, la gente estaba amontondada afuera, yo hubiera preferido entrar una media hora antes del partido, porque encima la espera me pone muy ansioso. Pero bueno, para hacerle la gamba me fui para el estadio.

Las calles cortadas por la policía llegaban hasta la puerta del hotel. Caminando llegué hasta el Paseo de la Castellana, a la altura de la estación Cuzco del metro, desde donde tenían que hacer el ingreso los hinchas de River.
Por allí llegaban miles de hinchas de de River, cantando y con banderas a full. Impresionante realmente el dispositivo montado por la policía, además de estar por todos lados, hasta un tanque tenían.

De apoco me fui acercando al estadio, y llegué a donde era el cacheo. Allí habían puesto unas vallas en forma paralela, formando unos pasillos donde íbamos entrando de a uno para el cacheo. Algunos de los pasillos había policias mujeres que hacía en cacheo a las mujeres. Todo muy cordialmente, saludaban a cada persona, les pedían por favor que se den vuelta, y luego te deseaban un buen partido.

Ya al lado del estadio, me encontré con Javier, y vimos que había una fila más, para subir a la “Torre D” donde había un cacheo adicional, bastante exhaustivo. Aparentemente, esta fila era para las ubicaciones vendidas en Argentina, donde había temor que se infiltraran los barrabravas, y por eso incluso pedían DNI y verificaban que no estuvieran en la lista de personas no admitidas.

Al entrar al estadio, haciendo leer el ticket electrónico en los lectores de los molinetes, había un cacheo más por parte de la seguridad privada, aunque este fue bastante liviano. A eso de las 18:30, ya estábamos en nuestros asientos, en un estadio que se empezaba a llenar. Estabamos ubicados en la primera bandeja, detrás del arco levemente a la derecha del mismo. Era una vista privilegiada de este arco, pero lejos y con poca perpectiva del otro, donde finalmente ocurrieron los 4 goles.

Muy bueno que en los puestos de comida vendieran sanguches de lomo, de jamón y de bacon, golosinas, café y gaseosas. Por lo menos cuando yo iba a la cancha en Argentina, lo mejor que se podía conseguir para comer eran unas hamburguesas muy dudosas.

Entre cantos, fotos, y charla se fue pasando el tiempo, salieron los equipos a hacer el precalentamiento, y finalmente para empezar el partido. El estadio nunca estuvo del todo lleno, de hecho el asiento a mi izquierda nunca se ocupó, y había algunos huecos por aquí y alla, lo que no quitaba que en las escaleras de los pasillos se quedara gente que a cada rato venían los de seguridad a tratar de echar, infuctuosamente.
En las bandejas cabeceras más altas, donde supuestamente estaba la gente venida de Argentina, había prácticamente media tribuna sin habilitar, supongo que por razones de seguridad, igualmente de los lados de River y de Boca. En total hubo aproximadamente 61000 espectadores, de un total de 81000 de capacidad que tiene el Santiago Bernabéu.

Qué puedo decir del partido en sí que ya no se haya dicho? Fueron más de 120 minutos de una tensión total, preocupado porque en el primer tiempo Boca fue más que River y Benedetto hizo un gran gol, con más confianza en el segundo porque River mejoró y llegó al empate, una locura total con el gol de Quintero en el alargue, y ni que hablar con el gol del Pity, que se veía venir desde antes y nos aseguraba el campeonato.

Nos quedamos a los festejos, con la vuelta olímpica y con los jugadores bastante cerca nuestro, ya que ellos se quedaron festejando también bastante tiempo.

Salimos del estadio ya pasadas las 12, Javier se fue para Sol para seguir con el festejo, pero yo teniendo el hotel cerca, y luego de tanta tensión tenía varias contracturas por todo el cuerpo, preferí irme para el hotel. Lo único que encontré abierto a esa hora fue un McDonalds, donde me compré una coca grande para llevarme al hotel, porque no iba a poder dormir todavía, y me quedé mirando los goles, memes, y leyendo qué decían los diarios.

Con pocas horas de sueño pero feliz, me levanté temprano para irme hacia el aeropuerto y volver a casa. Un fin de semana espectacular, con amigos y con el privilegio de haber presenciado el más grande triunfo de la historia de River.

Ahora queda el mundial de clubes, al que no podré asistir por ya tener otros planes vacacionales desde antes (aunque en algún momento llegué a tener una reserva de hotel en Abu Dhabi), pero eso no es más que la frutilla del postre, lo más importante ya se logró.

22 Responses to River – Boca en Madrid La superfinal más grande de la historia.

  1. Patricio says:

    Viviste una alegría inolvidable Con la camiseta puesta te digo que ha sido tu mejor post… Jajaja.

    Abrazo campeón de América!

  2. FranMagno says:

    Genial Ale todo el relato… increible que se hayan llevado la final a madrid… pero que bueno por todos los q pudieron vivirlo.. y que se gano con buenos goles!.. respecto a la seguridad.. y los densos cacheos me parecio raro que te sorprenda, aca en BsAs es asi para todo evento lamentablemente.. ya estamos acostumbrados ir a la cancha y que sea todo asi..
    Saludos!

    • Ale says:

      Y mirá, cuando yo iba a la cancha en Argentina, hace muchos años… no había cacheo! Obviamente las cosas cambiaron para peor!
      Me sorprendió que en Madrid sea así, y que haya tanta policía, porque querrámoslo o no, era otra gente la que fue al partido.
      Saludos!

  3. Jajajaja, noooooooo, no venís a Abu Dhabi?!? Roja directa!
    Que gustazo encontrarlos para almorzar, y que día inolvidable que nos regaló mi amada Madrid.
    Abrazo fuerte!

    • Ale says:

      Ah, si fuera 2 días antes podría ir! Pero mi tier points run anual cerraba esos días!
      El gusto fue mío, un placer conocernos en persona!
      Abrazo!

  4. Hernan H. says:

    Que linda cronica especial… y sobretodo con festejo! Vamos river!!!

  5. Gydtravelers says:

    Lindo relato Ale, me pongo del lado del hincha y sorprende la adrenalina que genera el club de tus amores. Con respecto a la comida, es fuera de serie, en Argentina las cosas que venden carecen de calidad a precios exorbitantes. Felicitaciones campeón! Saludos de un cervecero.

  6. novdeltamike says:

    Excelente relato Ale, tremenda envidia les tengo a todos los que estuvieron ahí y pudieron gritar DALE CAMPEÓN!!!

  7. Luisin says:

    Mil millones de millas voladas entre los 3 blogueros que hicieron cumbre en Madrid, jajaja. Gracias por el reporte!

  8. Marchu says:

    Que interesante todo lo que contas sobre la organizacion del viaje p ver el partido, Un gran momento en tan bella ciudad. Ademas te encontraste con amigos y ver un partido con tan buen resultado. Aca en Buenos Aires, el lunes vi a tres caballeros con la camiseta del campeon puesta!!!Jajaja

  9. Jorge Taboada says:

    Grande Ale!!! Un relato impecable Campeón!

  10. Nicolasezeqiel says:

    Grande Ale, te vuelvo a saludar por aca! que orgullo que representes a los lectores en Madrid(??. Me alegro mucho que hayas disfrutado lo que nosotros aca no pudimos y que todo haya salido Perfecto :DDD

    Saludos Ale!

  11. norma says:

    Grande Ale!! Qué inmensa felicidad nos dio River!! Esperaba con ansias tu relato en el blog. Impecable para los que no fuimos!! Felicitaciones!!

Leave a Reply to Luisin Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: