BA286 San Francisco – London Heathrow Regreso a Londres, desde San Francisco en British Airways

British744

El último día en SFO teníamos tiempo hasta las 4 de la tarde, por lo que estuvimos paseando hasta esa hora, regresamos al hotel a buscar el equipaje y a esperar la van que nos vendría a buscar para llevarnos al aeropuerto.
Muy puntualmente llegó la van, nos subimos y esta vez más rápidamente (ya que no había tanto tráfico), llegamos al aeropuerto.

Es interesante como esta planificado el aeropuerto de San Francisco. Originalmente, las tres terminales se ubicaban una al lado de la otra, con una avenida circular que las conectaba entre sí, y los vuelos internacionales operaban en la terminal 2. Cuando hubo necesidad de crear una terminal internacional más grande, en principio parecía no haber lugar. Sin embargo, la terminaron haciendo sobre la avenida de acceso al aeropuerto, la que conecta con la autopista 101. Aparentemente el costo fue altísimo, pero el resultado es excelente.
http://g.co/maps/p2dfv

Dentro del aeropuerto hay también un museo y biblioteca de la aviación, lamentablemente ya había averiguado y cerraba a las 4, por lo que me resultó imposible visitarlo.

Ya llegando al aeropuerto, dejamos a otras personas en las terminales domésticas.

Y por último, la van nos dejó en la terminal internacional.
Frente a los mostradores de British Airways, bastante amontonamiento de gente.

Parecía ser un grupo de jubilados que se iban a Londres. Por suerte no teníamos que hacer esa cola. Sacamos los boarding passes en las máquinas de autoservicio.


Despachamos el bolso en uno de los mostradores de Club World.

No sé por que, pero fuera de Londres generalmente el personal de check-in es bastante más lento que en Londres, teniendo el check-in online hecho, y el boarding pass impreso con los asientos asignados, no es más que imprimir el tag de equipaje y verificar la documentación. En LHR lo hacen en 1 minuto, en otros lados tardan por lo menos 5.
No es un gran problema si no hay más gente, como era el caso, pero imaginen si hay 10 personas y en lugar de 1 minuto tardan 5 por cada una.
Lo que sí nos informó el agente de check-in es que el vuelo venía retrasado unas dos horas, aún no había llegado de LHR.

Pues bien, con todo el tiempo del mundo, nos fuimos a pasear por la terminal.
Esta es la parte del frente, donde están los mostradores.


Ahí estaba, en vez de 7:40, ahora 9:28.

Pasando la zona de mostradores, había una exposición de motos italianas de los años ’50 (!?!?).

Un policía patrullando en su Segway.

Este mural me pareció muy interesante.

Es de un artista coreano, que aparentemente empezó a hacer esos cuadritos cuando era un estudiante, porque era lo único artístico que podía hacer mientras viajaba por mucho tiempo en subte o colectivo para ir a sus trabajos.

Uno de los lugares para comer.

También, ya cerca de la entrada a seguridad, había una muestra de cerámicas latinoamericanas.

Mucha cultura en SFO!
Pasamos por seguridad, muy rápido y sin ningún problema.

Del otro lado ya estaba el Free Shop.

Y luego el área de gates, con muy pocos locales en comparación a otros aeropuertos.


Como decía en el reporte del viaje de ida, SFO es un aeropuerto muy correcto, limpio, ordenado y aparentemente muy eficiente. Pero no deja de parecerme muy apagado, muy gris. Incluso en algunas zonas la luz parecía ser insuficiente.

Bien, después de pasear un poco por los locales (que no daba para mucho tampoco), decidimos ir para el lounge. British Airways tiene su propio Terraces lounge aquí, y según había leído, es uno de los mejores fuera de LHR/LGW.

Después de esas puertas hay un pequeño saloncito y un ascensor. El verdadero lounge está en el piso de abajo.

Le pregunté a la señora de la recepción si sabía el motivo del retraso, me dijo que no sabía, probablemente por la niebla (efectivamente, había habido niebla durante el día anterior en Londres, pero después me enteraría que el motivo no había sido ese).

Por este pasillo se ingresa al salón principal, y a la derecha está el acceso al salón de First.

Tenían un libro de visitas.

No bien nos sentamos una señora pasó ofreciendo porciones de una torta de calabaza.




Había una buena variedad de bebidas, y algunos snacks para comer, como sandwichitos, paquetes de papitas y esas cosas. Pasamos el tiempo leyendo y picando algo.

En un momento cuando fui al baño me encontré con esto:

Ya había llegado el avión, ni me había dado cuenta y me lo perdí!


Salí por un momento a comprar unas revistas, y estuve leyendo un rato más hasta que llamaron para abordar.
Cabe destacar lo amable y cordial que fue todo el personal, especialmente quien parecía ser el manager que más de una vez me preguntó si estaba todo bien o necesitaba algo.

Desde el lounge.

Y esta es desde el salón de First:

En este caso, no eran necesario subir hasta la terminal otra vez, para volver a bajar y abordar. Se abre una puerta que dá directamente al airbridge, alguien va controlando los tickets, y se pasa casi directo al avión.


Esta vez era el G-CIVS, entregado a British Airways en marzo de 1998.
Otra vez nuestros asientos eran 64JK, así que subimos por la escalerilla, y nos ubicamos.



Una de las cabin crew pasó repartiendo los washbags.

El capitán salió por los altavoces para darnos la bienvenida, y disculparse por la demora.
Aparentemente el problema había sido un problema al acoplar uno de los airbridge al fuselaje que causó algún daño, y hubo que repararlo antes de salir.

Pero ahora no hubo más demoras, y salimos a la hora re-programada. Carreteamos hasta la cabecera de una de las 10 (no se cuál), y despegamos. Lamentablemente, pensé que me quedaba suficiente batería en la cámara para grabar el despegue, pero no fue así, a los 5 segundos la cámara se apagó.
Esta vez no dimos la vuelta de la llegada, directamente salimos para el noreste, por lo que otra vez no pude ver nada interesante por la ventanilla.

No pasó mucho tiempo hasta que apagaron la señal de cinturones, y comenzó el servicio.

Lo usual, bebidas primero y luego la cena.
Este era el menú.




La carta de vinos.

La entrada, el dúo de salmones con ensalada de papas estaba realmente muy buena.

Ni idea por qué no le saqué foto al plato principal, creo que para ese momento ya tenía mucho sueño, al punto que pasé de largo los postres, puse el asiento en modo cama, y me fui a dormir.
Creo que fue la primera vez que dormí tanto en un avión, me desperté para el desayuno solo cuando prendieron las luces de la cabina (hubiera seguido durmiendo, realmente) y ya estábamos llegando a las islas británicas.

El desayuno.


Ya no quedaba mucho de viaje, no valía la pena volver a dormir. Hojeé un poco la revista de a bordo.

Las cabin crew recogieron y dejaron lista la cabina para el aterrizaje.
Ya estábamos sobre Londres, y empezamos a dar algunas vueltas sobre el suroeste de la misma. Después de la tercera vuelta, salimos para el este a meternos en la fila de aviones a aterrizar (no sé sí hay un termino específico para eso?).

Eso me dió la posibilidad de hacer un interesante paseo aéreo por la ciudad, que aquí les reproduzco.

Canary Wharf y la Isle of Dogs.

Antes nos habíamos cruzado con un 777 de BA, pero no lo había podido fotografiar. Pero pude agarrar este A320 de Swiss.

Ya en final, London City Airport.

La villa y el estadio olímpico de Stratford, aún en construcción.

Tower Bridge y Tower of London.

London Bridge, The Shard (será el edificio más alto de Europa cuando lo terminen en año que viene), bien a la izquierda el edificio de la empresa donde trabajo.

London Eye, Big Ben and the Houses of Parliament.

Hyde Park.

Hammersmith.

Wembley Stadium.

Finalmente llegamos al aeropuerto. Esta vez sí tenía la batería bien cargada para filmar el aterrizaje por la 27L.

Como se vé en el video, tuvimos que esperar unos minutos porque el sistema de guía estaba apagado.
Esta vez estacionamos en la T5C, mi primera vez allí. Aunque es el más nuevo de los edificios de la T5, no es demasiado diferente a los otros.
Recuerden que habíamos salido dos horas más tarde, pero llegamos solo una hora después de la hora original programada. Por los parlantes anunciaron que a los pasajeros con conexión a Gothemburg los iban a estar esperando a la salida del avión, se vé que les quedaba muy poco tiempo para la conexión. Efectivamente, a la salida vimos bastante personal de British Airways con carteles de los vuelos que saldrían en breve, preparados para escoltar a los pasajeros en el menor tiempo posible.


Tomamos el trencito hasta la T5A, y al llegar salimos rápido hacia los ascensores (antes están las escaleras mecánicas, y mucha gente las vé y sube por allí, pero al ser varios pisos a subir, conviene hacerlo en el ascensor aunque haya que esperarlo un poco). Justamente, con nosotros subieron un grupo de pasajeros de los que estaban siendo escoltados a su conexión, que salieron raudos no bien se abrió la puerta de ascensor.

Los ventanales de la T5A.

Llegando a migraciones, había muchísima gente.

Siempre ruego que las máquinas de Iris funcionen, más aún cuando hay tanta gente. Por suerte
hasta ahora no me han defraudado, las dos máquinas andaban y en dos minutos estuve del otro lado. El tema es que aparentemente las van a sacar pronto (aunque nadie sabe cuando exactamente), con el objeto de reemplazarlas con las máquinas para pasaportes biométricos 9que ya están en operación), pero lamentablemente a mi no me van a servir, primero porque los pasaportes argentinos no son biométricos, y segundo porque el chip no contiene la información de residencia, solo es útil para pasaportes de la Unión Europea.

Bajamos a buscar la valija, que ya estaba dando vueltas en la cinta, y fuimos a tomar el subte para ir a casa.

Un excelente vuelo, todo salió muy bien y fue un excelente servicio de British Airways, como es usual.

Dejame un comentario!

%d bloggers like this: