BA2611 Nápoles – London Gatwick Fecha del vuelo: 01/04/2013

British Airways B734

Si se preguntan dónde está el reporte del viaje de ida a Napoli, la respuesta es que tenía un backup de las fotos en mi tablet, pero por un problema un momento de estupidez que tuve se me borró todo. La otra copia de las fotos está en la laptop de mi esposa, que en estos momentos está en Argentina, por lo tanto el reporte del vuelo de ida tendrá que esperar hasta su regreso.

El último día en Napoli amaneció lluvioso, al mediodía se compuso, pero para la hora que debíamos partir hacia el aeropuerto, comenzó a llover otra vez. Caminamos bajo la llovizna las cuadras que nos separaban desde el departamento donde nos alojamos hasta el Molo Beverello, donde salía el Alibus para el aeropuerto. El horario del bus era 17:07, pero a las 17:04 cuando llegamos, se estaba yendo, por lo que debimos correr un poco para alcanzarlo. Es Italia, qué sentido tendría respetar un horario?

El aeropuerto de Napoli está ubicado apenas a 6km de la ciudad, y se llega bastante rápido, a pesar del tráfico.
Arribamos entonces sin contratiempos, más allá del auto que estaba estacionado en la parada del colectivo, y que bloqueaba una de las puertas del mismo. Es Italia, para qué vamos a estacionar en el lugar indicado?
Todos descendimos entonces por la puerta del frente y quedamos frente a la entrada principal del aeropuerto.

Esta parte del aeropuerto fue renovada en 2002, por lo que luce bien moderna y luminosa.

Los mostradores de check-in de British Airways se encontraban apenas entrando a la izquierda.

BA tiene dos vuelos diarios hacia aquí desde LGW. Había algo de gente en la fila.

Rápidamente despachamos el bolso y recibimos nuestros boarding passes, y el agente de check-in nos informó que el vuelo estaba unos 20 minutos retrasado.

En el check-in de Meridiana había definitivamente más gente.

Alitalia y AirOne eran las únicas aerolíneas con máquinas de autoservicio.

Para llegar a seguridad hay que subir al primer piso, por unas escaleras mecánicas que se ecuentran a ambos lados de la entrada.

Uno de los pocos aeropuertos donde hay para sellar el equipaje. Es Italia, será que a alguien se le ocurrirá hurgar en el equipaje que no le pertenece?

Desde lo alto de las escaleras.

En las pantallas el vuelo figuraba a horario.

Aparentemente, desde Napoli hay solo un vuelo intercontinental, a New York, operado por Meridiana/Air Italy.

En el primer piso hay varios locales comerciales y gastronómicos, y luego de caminar un rato se llega a seguridad. Hay un carril de Fast Track para los pasajeros elite de Alitalia, y otro para el resto de las aerolíneas.

Allí me quité la campera, saqué la laptop y la tablet de la mochila, y las puse en una bandeja, y ésta en la cinta para el scanner. Le pregunté al agente si me tenía que sacar los zapatos, me dijo que no. Muy canchero pasé tranquilamente por el arco, que empezó a sonar como si estuviera llevando un tanque de guerra. La mujer de seguridad me hablaba en italiano y me decía “teléfono”. Y yo pensaba, qué, me estan llamando por teléfono?
En un momento de lucidez, me dí cuenta que no había vaciado mis bolsillos, y que tenía en ellos el teléfono, 1 kilo de monedas, y una lapicera. Y bueno, era la primera vez que viajaba en avión, no sabia!

Una vez que dejé todo esto en una bandejita, pude volver a pasar por el arco, que esta vez no se dió por aludido.

Ya del otro lado, nos encontramos que el único camino posible es a través del duty-free. Qué familiar me resultaba todo!

Después del duty-free se llega a una zona donde hay más locales.

Al menos aquí había unos ventanales, pero no es que hubiera mucho tráfico a la vista. Solo este 737 de Air Italy.

Nuestro vuelo seguía anunciado a las 19:25, pero ya sabíamos que no era así.

Una pasticceria no podía faltar.

Como estabamos bastante cansados y sedientos después de todo un día de caminar, buscamos el lounge. Hay uno de Alitalia, y otro para el resto de las aerolíneas, que se llama VIP Lounge Caruso.

Cuando entramos, con mi mujer al unísono dijimoa “meh”, porque la verdad no era nada atractivo. Un saloncito, bastante gente y pocos asientos. La recepcionista discutía con una persona que se quejaba que la internet no andaba bien, y tuvimos que esperar algunos minutos.

Encontramos unos sillones un poco separados uno del otro, pero no había otra opción. Encima bastante incómodos, me resbalaba y no podía sentarme comodamente.

Las opciones para comer eran pocas, papitas, algunas galletitas y poco más. Había aparentemente una promoción de vinos, pero como yo no bebo, no me interesó particularmente. Me serví una Coca Zero y unas papitas, y me senté a leer el diario local.

A eso de las 19:15, el cartel de nuestro vuelo cambío a “al abordaje”, por lo que levantamos campamento y salimos en busca de la puerta B14.

Por el camino pude ver por los ventanales, este A319 de Alitalia, arribando desde alguna parte de la península.

Para llegar a la puerta había que bajar un piso, y aquí había más locales.

Finalmente llegamos a la puerta B14, donde se había formado una pequeña fila para el control de pasaportes (sigo sin entender para qué hay que pasar por migraciones al salir de un país).

Si se fijan en la foto, hay una mujer con el cabello rojo (un detalle de distinción). Esta mujer estaba con su marido, que llevaba un carrito con el hijo de ambos, un bebé de aproximadamente 1 año, ingleses todos. El señor decidió que el carrito no pasaba por el espacio entre el mostrador y los pasamanos, y se ubicó a una lado, frente a una barrera como esta:

El de migraciones le decía que se ponga en la fila, y el señor le respondía, en un tono de voz bastante alto, ya que estaban a varios metros de distancia, que le abra la barrera ya que no podía pasar por el otro lado. El de migraciones entonces le hizo caso, y abrió la barrara desde du cabina. Lo que no previó, es que la barrera se abrió para afuera, y le pegó de lleno al bebé en la frente. Reconozco con un poco de vergüenza que mi primera reacción fue reirme, pero inmediatamente me dí cuenta que podía ser grave. El de migracioens salió de su cabina y vino a ver que pasaba, mientras el niño lloraba y sus padres gritaban que como podía ser, que era un salvaje, que no debería trabajar allí, etc. Por suerte no fue nada grave, la barrera es de un caño de aluminio muy liviano, y fue más el susto que el golpe. A los dos minutos ya estaba calmado y tranquilo.
Realmente no sé quien tuvo la culpa, si el padre por querer pasar por donde no debía (porque esa barrera tenía el símbolo de contramano, está para salir y no para entrar), o el de migraciones por abrir la puerta sin fijarse donde estaba ubicado el carrito. De cualquier manera, en el piso no había una linea indicando hasta donde se abre la barrera. Es Italia, no es necesario ese tipo de cosas.

Pues bien, terminamos de pasar por migraciones, pasamos el control de boarding pass de la puert, y allí estaban los dos buses esperando. Sí señores, año 2013, aeropuerto internacional de la tercera ciudad más importante de Italia, octava ciudad más populosa de toda la Unión Europea, y no hay mangas. Y llovía torrencialmente. Es Italia, para qué vamos a poner mangas si mejor nos podemos quedar con la plata.

Reconozco, eso sí, que la ausencia de mangas habilita para tomar unas fotos del avión que serían imposibles de otra manera. Asi que mientras esperábamos dentro del bus a que la gente entrara al avión y así no tener que esperar bajo la lluvia, me dediqué a tomar fotografías, de las cuales estas son las mejores:

Cuando quedó lugar en la escalera bajo el techo, caminamos hacia ella.

En el bus todavía quedaban algunos pasajeros que no se atrevían a la lluvia.

El capitán con los últimos preparativos.

Entrando.

Nos ubicamos en nuestros asientos, 3AC, que había elegido teniendo en cuenta que en los 734 no hay 1AC, y en las primeras filas, los portaequipajes siempre están ocupados por los materiales para la demostración de seguridad, o por el equipaje de la tripulación.
Incluso sobre la fila 3 ya estaba ocupado, pero sobre la 4 no, y ahí puse mi carry-on.
Este Boeing 737-400, matrícula G-DOCL, ya tiene 21 añitos, (entregado en febrero de 1992), y probablemente esté haciendo sus últimos vuelos para BA, ya que tengo entendido que en el verano estarán llegando unos A319 ex-BMI para reemplazar probablemente a los más antiguos, y luego se seguirán reemplazando a medida que lleguen más A320.

6 filas de Club Europe, ocupadas en un 80%. No pude ver la ocupación en Euro Traveller, pero iba bastante lleno también.

Ya lo veníamos viendo desde el bus, un hombre que intentaba disimular su calvicie con algo que no era una peluca, parecía más bien unos rollos de virulana pegados. Realmente ridículo, y se notaba a lo lejos que no era cabello natural. Casualmente se ubicó en 2C, y le saqué una foto, aunque no se si se aprecia bien la virulana.

Uno de los cabin crew, llamado Mark, se acercó para pedirnos los abrigos y colgarlos en el guardarropa que está ubicado delantes de los asientos 2AC.
Una vez todo el mundo ubicado, se cerró la puerta se hizo la demostración de seguridad (con una grabación y los cabin crew haciendo la coreografía), e hicimos el push-back a las 19:55, 30 minutos más tarde de lo previsto.
Por suerte estábamos ubicados muy cerca de la cabecera 06, e inmediatamente despegamos. Como estaba oscuro, y la lluvia restaba visibilidad, no grabé video del despegue.

Como era el primer día del mes, estaba el número nuevo de la High Life magazine. Justamente era el número que conmemoraba los 40 de la revista misma, que se creó el 1ro de Abril de 1973.

Dentro de la revista había unas notas interesante sobre los hechos que se sucedieron durante estos 40 años, sobre los uniformes de BA, y otras más. las pueden ver aquí: http://bahighlife.com/Culture/High-Lifes-40th-anniversary-back-to-1973.html

Una vez que se apagó la señal de cinturones, pasaron repartiendo las toallitas calientes, y luego comenzó el servicio, como es habitual, con bebidas.
Había agua, gaseosas, jugos y bastantes variedades de bebidas alcoholicas, incluyendo champagne. Yo como siempre me pedí una Coca Light, o más bien dos, porque con esas micro latas, no alcanza ni para un vaso.

Esto venía acompañado de las clásicas nueces.

Luego llegó el turno de la cena. Había para elegir dos opciones.
Beef Strogonoff para mí, que estaba muy bueno sobre todo el arroz.

Y ensalada de salmón para mi esposa, que según me comentó también estaba muy buena.

Por supuesto tambien hay pancitos calentitos para elegir.

Después de sacar la foto, Mark me preguntó:
-Salió mi mano?
-No creo, a lo sumo un dedo.
Muy simpático el cabin crew.

La cena incluía estos bombones también.

Después de cenar, y retirada la bandeja, me puse a ver un capítulo de “666 Park Avenue” en mi tablet.
En un momento, no sé porqué miro por la ventana, donde esperaba encontrar todo oscuro debido a que hasta hace un rato, estaba totalmente nublado. Sin embargo, ahora estaba totalmente despejado, y tenia una espectacular vista de una gran ciudad, que resultó ser Paris, y hasta se podía divisar claramente la tour Eiffel totalmente iluminada. Intenté sacar una foto, pero lo único que pude obtener fue esta porquería, que creanme es Paris, y que solo publico para que se rían un poco de mi.

Inmediatamente que París quedó atrás, el capitán anunció que iniciábamos el descenso y que en 20 minutos aproximadamente estaríamos aterrizando en Gatwick.
Efectivamente se sintió que descendíamos, y pronto estuvimos cruzando el Canal de la Mancha, y en la costa de Inglaterra.

Aterrizamos por la 26L sin espera. Grabé el video pero está bastante oscuro, recién se pone un poco más interesante a los 2:55 cuando hay un poco más de luz y se vé el puente peatonal en toda su extensión.

Landing at London Gatwick

Nos mandaron a una puerta bastante alejada, aunque al menos no del otro lado del puente.

Cuando el avión se detuvo, Mark nos devolvió los abrigos, y poco después desembarcamos del avión. Con 2c de temperatura, el frio se sentía, por más que en Napoli tampoco haya hecho demasiado calor.

Como dije, estábamos lejos y hubo que caminar mucho para llegar a migraciones, por suerte con un poco de ayuda de los travellators.

Ya llegando al área de migraciones.

Fuimos diréctamente a las e-gates, ya que mi esposa estaba estrenando su pasaporte italiano biométrico. No había prácticamente nadie, y esta vez funcionaron muy bien, en menos de 10 segundos escaneó el pasaporte, y en otros 10 segundos me tomó la foto, y me dejó pasar. A mi mujer le costó un poco más, y necesito la asistencia de una agente que estaba allí, ya que como era la primera vez que usaba las e-gates, estaba colocando el pasaporte mal en el scanner.

Bajamos al nivel inferior para retirar el bolso. A esta altura todavía no habían asignado un carousel al vuelo, por lo que tuviemos que esperar unos minutos.

Finalmente anunciaron que era el número 5.

Después de unos pocos minutos, apareció nuestro bolso, y nos fuimos rápidamente a la salida. Aún teníamos que tomar el tren automático hasta la terminal Sur, donde está la estación del tren hacia Londres. Un poco apurados, porque el próximo tren salia 21:47, pero llegamos con tiempo suficiente. Por suerte los horarios aquí se respetan, dentro de lo posible.
Ya tenía los tickets, asi que fue simplemente bajar al andén y esperar 2 minutos hasta que llegó el tren. El viaje no duró ni 30 minutos hasta la estación London Bridge, desde donde tomamos un bus que también muy rápidamente nos trajo a casa.

Aclaración: todos esos comentarios que hago sobre Italia, son en tono de broma. Me encanta Italia, me encantó Napoli, y los italianos y los argentinos somos tan parecidos, que en cierta forma me río de mi mismo.

12 Responses to BA2611 Nápoles – London Gatwick Fecha del vuelo: 01/04/2013

  1. fferfer says:

    hola Ale

    te cruzaste con algun napolitano que te diga algo de Diego por que sos Argento? es un clásico!

    una consulta, llegando a Londres en avión (vía Luton, damn easyjet!) donde conviene cambiar dolares a libras?

    muchas gracias!

  2. Betty says:

    Si un viajero frecuente como vos se olvida de vaciar los bolsillos, me quedo tranquila que puedo seguir cometiendo errores jaja Al pasar en París comenzó a sonar la chicharra y tuve que quitarme la riñonera interna, porque detectó la cabeza metálica del cierre… debe ser que era extremadamente sensible, ya que uso siempre esos portadocumentos y nunca tuve problemas.

    Ya tomé nota de las casas de cambio que recomendás.

    Me alegra que hayan disfrutado de la bella Italia, de la que tantos “defectos” heredamos,

    Saludos!

    • Ale says:

      Y bueno, fue un lapsus! Igual tengo entendido que a veces suena al azar aunque no lleves nada metálico, para hacer un control manual más exhaustivo de vez en cuando. O alguien la hace sonar si te ven con cara de sospechoso.

      Saludos!

  3. Federico M says:

    Cuando uno va a italia y españa entiende de que venimos los argentinos y por que somos como somos.
    No me gusta ir a esos 2 paises justamente por que siento que no es lo suficientemente distinto jajaj.

    Me acuerdo hace varios años en un vuelo a berlin al retirar la valija era la unica con el safe bag verde fluo. Recuerdo que la gente me miraba raro mientras iba caminando o en el subte con eso.

    • Ale says:

      A mi me gusta ir a esos países porque es donde mejor se come!
      Y sí, cada vez que veo a alguien en el subte con las valijas forradas de verde, ya se que viene de Argentina!

  4. Tomas says:

    Ale:
    Como se llama la página q usaste para hacerte este blog??? Quiero hacer uno por q viajo muy a menudo…
    Atte,
    Un argento metido…

  5. Tomas says:

    Ale:
    Por qué es tus pasajes siempre borras el apellido y cuando tenías internet en Facebook sí figuraba tu apellido???

  6. Tomas says:

    Ale, gracias! Si queres, visita mis tres blogs:www.tomyamerio10.worldpress.com, http://www.sirchopperblog.worldpress.com y http://www.sirchopperreviews.worldpress.com
    Chau!

Dejame un comentario!

%d bloggers like this: