BA247 London Heathrow – Buenos Aires De Londres a Buenos Aires en British Airways

Heathrow T5

Estuve esperando este vuelo ansiosamente durante mucho tiempo. Por un lado, viajar a BsAs y ver a la familia y amigos siempre es agradable, pero en este caso, era la primera vez que iba a viajar en Club World (business) de BA, y además en el Upper Deck de un B744!!! Como teníamos mucho equipaje, esta vez decidimos pedir un remise en lugar de tomar el metro como usualmente lo hacemos, el vuelo salía 21:10hs. A las 17:00hs nos vino a buscar el auto, y salimos para Heathrow. A esa hora el tránsito en Londres se pone un poco pesado, pero nos ha tocado peores, circulamos lento pero en ningún momento nos quedamos parados, y una vez en la M4, se hace bien rápido y directo. Llegamos a LHR T5 a eso de las 19:30hs. Esta es la calle de acceso para partidas:

Y acá estoy empujando uno de los carritos del equipaje:

Este colectivo trae a las tripulaciones de BA

El acceso a la terminal:

Algunos mostradores de check-in:

No habíamos podido imprimir los boarding passes porque no tengo impresora en casa, asique fuimos a una de las terminales para imprimirlos:

Aún habiendo varios vuelos que salen a la noche, la terminal estaba casi desierta. Fuimos a los mostradores de Club World para despachar el equipaje, y más allá de un pequeño problemita por el cual la agente no podía asignar mas de dos equipajes por persona (teníamos 5 en total), y tuvo que pedir ayuda a otra agente, en unos minutitos ya estaban las valijas despachadas. Pasamos por seguridad, solo había dos personas delante nuestro, asique también fue rapidísimo. Mi esposa había puesto sus cosméticos en la bolsita transparente, como corresponde, y vimos como una de las agentes de seguridad inspeccionaba visualmente y lo pasaba por una especie de scanner portátil. No tengo idea que es lo que hacía, alguien sabe? Una vez en airside, procedimos al habitual ritual de todas las partidas: ver si esta abierta la oficina de Iris. Hace tres años y medio que vivo en Londres, y desde hace tres años y medio que intento enrolarme en Iris, el sistema de reconocimiento automático de iris, para evitar tener que hacer la cola en migraciones cada vez que vuelvo (sobre todo porque yo no tengo pasaporte europeo). En este tiempo unas 10 veces debo haber pasado por LHR o LGW (en STN no está implementado), incluso una vez planeando cuidadosamente el horario para que coincida con el de la oficina de Iris, pero sistemáticamente las oficinas siempre estaban cerradas. Esta vez, por suerte, estaba abierta. No lo podía creer!! Asique derechito nos metimos en la oficina. Me causó gracia que la agente que atendía era idéntica a una actriz de una sitcom que veía hace años, pero no puedo recordar quién!. Luego de mostrar los pasaportes, primero mi esposa se sentó frente al scanner, pero luego de varios intentos no pudieron escanearle los iris. Aparentemente no podía fijar la vista ni dejar de pestanear, por lo que resultaba imposible el escaneo. Ella ya esta acostumbrada a los problemas de la vista, y como ella sí tiene pasaporte europeo, la cosa no era tan grave. Entonces fue mi turno. Me senté frente al scanner, y apareció una imagen de mi cara con dos puntos verdes. Tenía que alinear el centro de mis ojos con los puntos verdes. La agente tomó dos muestras y en 15 segundos estaba listo. Me dieron un recibo y nos fuimos.

Siguiente paso, reservar un turno para el tratamiento en el Spa. Lamentablemente, estaba completo. Pero nos dijeron que en el spa del terminal satélite podía haber lugar, y como nuestro vuelo salía de allí, la recepcionista llamó y confirmó que había solo un turno a las 20:15hs. Con mi esposa hicimos piedra, papel o tijera y resulté favorecido.

Hasta la hora del spa aprovechamos para hacer algunas compras en el inmenso shopping que es LHR T5. Este “adorno” está colgado sobre las escaleras que llevan a los lounges. Esta formado por cientos de pequeños discos que giran independientemente, de un lado son opacos y del otro brillantes, y van formando diferentes patrones:

También habían colocado estos globos de adorno, que iban cambiando de color:

Llegada la hora, nos fuimos para el terminal satélite, al que se accede por un tren subterráneo. En el mismo ascensor que nosotros, subió un grupo de tripulación de cabina, y cuando estaba a punto de preguntarles a dónde iban, escuché que uno de ellos le decía a una colega: “yo soy de Buenos Aires, asique ahora voy para casa”, por lo que usando mi gran poder de deducción, deduje que esa era parte de la tripulación de nuestro vuelo.
Una vez en la terminal satélite, subí al área de lounges y spa, mientras mi esposa se quedaba haciendo (más!?) compras. El área de spa consiste en unos pequeños gabinetes, con cortinas en el frente. Me hicieron llenar un cuestionario declarando que no tenía ningún problema médico, y me llevaron a uno de los gabinetes, y me senté en uno de esos sillones multimasajeadores. La masajista configuró el sillón, que primero hace una recorrida del cuerpo para ver donde están las contracturas y eso, y luego comenzó a hacerme masajes en los hombros y cabeza (el tratamiento que yo había pedido), durante 15 minutos. No estuvo mal, pero particularmente creo que un masaje bien hecho debe hacerse sin ropa y con aceite o crema, e incluso una vez me hice uno en el aeropuerto de GRU que estuvo mejor. Finalizado el tratamiento, me fui al lounge a encontrarme con mi esposa. Ya eran las 20:35hs, asique solo tenia unos minutos, me hice un sanguchito de pastron y me tomé una coca.

El avión estaba en la puerta B44, muy cerca del lounge. Cuando llegamos ya estaban embarcando, aparentemente en la terminal satélite se hace un embarque diferenciado (a diferencia de la terminal principal) y en la fila de Club World solo había tres personas, por lo que no tardamos nada en llegar a la puerta del avión (aunque la escalera mecánica no andaba). En la puerta estaban los tripulantes que nos habíamos cruzado en el ascensor, y uno de ellos vió mi pasaporte argentino y me dijo, en perfecto argentino, “arriba por la escalera y a la derecha”. Claro, era el tripulante argentino, que lamentablemente ahora no recuerdo su nombre. Subiendo por la escalerita que está allí nomás al lado de la entrada, llegamos al upper deck:

Una cabina chica, solo 16 asientos. Casi daría la sensación de un avión pequeño y privado. Lamentablemente al ser un vuelo nocturno, la iluminación no acompaña para sacar buenas fotos. Este es un asiento de Club World, pasillo:

La particularidad de la clase Business de BA, es que para ahorrar espacio, los asientos están ubicados intercalados, los de pasillo mirando hacia adelante y los de ventanilla hacia atrás.  Nos ubicamos en nuestros asientos (64JK) y una de las azafatas (hay dos para el upper deck), nos trajo una bebida de bienvenida:

Hay que familiarizarse con los asientos, ya que tienen un mando eléctrico y varias posiciones:

Esos botoncitos controlan la posición del asiento, derecho para comer, en Z (usando el apoyapié) para relajarse, leer y/o mirar TV, y totalmente plano para dormir. Además se puede modificar el apoyacabezas y el soporte lumbar. Hay un panel traslúcido pero no transparente entre los dos asientos, que se puede subir o bajar para tener mayor o menor privacidad. Como del otro lado estaba mi esposa, quedó bajo todo el viaje, excepto cuando jugué un poco para probarlo. Delante, hay un pequeño cajoncito donde se pueden guardar los zapatos o una laptop:

Al costado del asiento y bajo las ventanillas, hay unos compartimientos para guardar cosas, realmente muy amplios, y entran fácilmente mochilas o valijas pequeñas. Aquí pueden verse, junto al menú y los auriculares:

La pantalla es un poco mas grande que la de economy (no demasiado), y no es wide-screen. Se puede girar hacia arriba o abajo para acompañar la posición del asiento:

Lo bueno es que tenía 3 ventanillas para mí:

Lo malo, es que al estar muy arriba en el fuselaje del avión, éstas apuntan levemente hacia arriba, y además hay una gran separación entre el vidrio interno y el externo, lo que en cierta forma impide una visión cómoda. Debo confesar que si bien el asiento es ultra cómodo, es muy inusual estar tan aislado. Si uno esta en un asiento de ventanilla, no se vé el resto de la cabina, como que uno no sabe lo que pasa en el resto del avión, sobre todo en un vuelo tan largo donde hay muchas horas que se pasan sin dormir.

Una vez instalados, las azafatas repartieron los menús, para el tramo LHR-EZE, en inglés, español y portugués. A las 21:25hs, comenzamos a movernos. Carreteamos hasta el extremo de la pista 27R, por mi posición no pude ver si había otros aviones esperando para despegar, pero como no tuvimos que esperar nada, creo que no, lo que es bastante inusual para Heathrow. Despegamos a las 21:41, 31 minutos tarde. Es muy raro estar mirando hacia atrás, por la pendiente de la subida me iba hacia adelante. Rarísimo. Una vez apagada la señal de cinturones, empezó el servicio. Las azafatas pasaron tomando órdenes para la cena. El menú consistía en lo siguiente:

Entrada: Bresaola de carne con rúcula, queso parmesano, granada y aceite de limón.
Queso de cabra y zanahorias marinadas.
Ensalada fresca de temprada servida con vinagreta.

Plato Principal:
Pastel de cordero tradicional inglés.
Pollo asado al estilo de Liam Tomlin, con salsa de pan y vegetales de temporada asados.
Pasta con salsa de hongos y trufa.
Plato frío de ensalada Ploughman de queso y jamón con pancito Kentish Huffkin.

Postre:
Delicia de chocolate con compota de fruta y miel de arce.
Quesos Camembert de Somerset y Cheddar Coastal con galletas de avena Duchy Originals.
Selección de fruta.
Chocolates.

Yo pedí la bresaola de carne (carpaccio), y el pollo asado, pero al ser el último no quedaba más, por lo que mi segunda opción fue el pastel de cordero.

Mi esposa pidió el queso de cabra:

El carpaccio no estaba mal. Luego llegó el pastel de cordero, que me resultó un tanto desabrido:

Cuando ya lo había terminado, vino la azafata y muy amablemente me preguntó si todavía quería el pollo asado, ya que alguien de abajo había preferido irse a dormir sin comer el plato principal. Le tuve que decir que no, ya que a esa altura no podía seguir comiendo indefinidamente. Y el pollo asado que pidió mi esposa:

El postre, quesos para mí (que realmente quedaban muy bien con las galletas de avena):

Y delicia de chocolate para la Sra. Lovecraft:

Todo regado con abundante Coca Light. Disculpen que yo no tomo alcohol, pero para el que le interese, esta era la carta de vinos:
Blancos:
Carmen Reserve Sauvignon Blanc 2007, Casablanca Valley, Chile.
Chateau Thieuley Francis Courselle 2006 Pouilly-Fume La Moynerie 2006, Michel Redde.

Tintos:
Pascual Toso Reserve Cabernet Sauvignon 2006, Mendoza, Argentina.
Valpolicella Classico Superiore Ripasso 2005, Tommasi

Champagne:
Charles Heidsieck Brut Reserve Champagne Champagne

Cocktails:
Kir Royale Buck’s Fizz

Cabe aclarar que durante todo el vuelo, esta abierto el Club Kitchen, donde uno puede ir a servirse ensaladas, sandwiches, pancitos rellenos, wraps, frutas, jugos, tortas, papas fritas y chocolates. La verdad que con todo lo que comí, no me quedaba espacio para nada más, asique ni me acerqué. A mi esposa aparentemente le cayó mal el café (instantáneo), y cabe destacar que la azafata se preocupo por traerle un Ginger Ale, y luego unas pastillas para el estómago, y dejó bien en claro que cualquier cosa que necesite la llame. Una vez retirado el servicio, se apagaron las luces de la cabina. Yo como siempre tengo dificultad para dormir en los aviones, asique me tomé una pastillita mágica, y me puse a ver TV.
Vi Los Simpsons, Christine, Family Guy, hasta que me vino un poco de sueño. Puse el asiento en posición horizontal y traté de dormir, pero justo en ese momento empezó a haber un poco de turbulencia. Cuando me dormía, alguna sacudida me despertaba. Evidentemente pasamos por alguna tormenta, afuera el flash del ala se reflejaba en la nubes, incluso hicimos un pequeño rodeo:

Finalmente la turbulencia pasó, y me pude dormir unas horas. Me desperté un rato antes del desayuno, una dos horas antes de aterrizar en GRU. El menú del desayuno era:

Aperitivos:
Jugo de fruta frío.
Bebida energizante de mora y arándano.
Aperitivo de fruta fresca.
Yogur griego y granola con compota de bayas de otoño.

Panadería:
Selección de facturas y pancitos tibios.

Plato principal:
Desayuno inglés de huevos revueltos, panceta Gloucester Old Spot, salchicha de cerdo Cumberland, hongos salteados y tomate grillé. Omelette cremosa de hongos.
Blini con queso crema y compota de manzana.

Bebidas:
Café molido, café descafeínado o té.
Selección de tés de hierbas: té verde con jazmín, yerbabuena, grosella negra y manzanilla con miel.

Yo pedí primero el yoghurt con una medialuna:

Luego, el desayuno inglés, por supuesto:

Como mi esposa todavía no se sentía muy bien, pasó de largo. Una vez retirado el desayuno, iniciamos el descenso en GRU. Directo, sin dar vueltas como en veces anteriores.

Aterrizamos a las 6:30hs. En GRU siempre hay un cambio de tripulación, asique los pilotos se fueron y dejaron la puerta de la cabina abierta. Yo me acerqué y pensé en meterme para sacar unas fotos, pero luego lo pensé mejor y decidí solo asomarme, no vaya a ser que me malinterpreten, o que toque algo accidentalmente (recordé la clásica escena de Homero Simpson). Asique tomé estas fotos desde la puerta:

Lo gracioso fue que luego de sacar la primera foto, que habré tardado unos segundos, me doy vuelta y estaba ese señor de chaleco amarillo (un técnico de tierra supongo), esperando pacientemente a que saque la foto y me corra para él poder ingresar a la cabina. Se vé que están acostumbrados! Al rato subió la nueva tripulación, y luego los pasajeros que subían en GRU. Creo que el recambio fue de unas 10 personas. Mientras esperábamos, saqué esta foto de un MD-11 de Tam, dedicada a Fernando:

No sabía que TAM todavía opera con MD-11! Y como suponía y confirmé luego, es un ex-Varig ex-Vasp. Este 757 de Avianca va dedicado a Juancho

A las 7:48hs comenzamos el carreteo y despegamos a las 8:03hs rumbo a EZE.

Más comida! Esta vez un snack, pero bien podría ser el almuerzo completo en alguna otra compañia:


Plato de fruta fresca.
Selección de fiambres y queso.
Omelette de hongos con tomate y papas.
Sandwich tostado de pollo y tomate con hierbas frescas.

Bebidas:
Café molido, café descafeínado o té.
Selección de tés de hierbas: té verde con jazmín, yerbabuena, grosella negra y manzanilla con miel.

Opté por el sandwich de pollo, estaba muy bueno:

No pasó demasiado tiempo hasta que llegamos al Rio de la Plata, y sobrevolamos Buenos Aires:

Aterrizamos en EZE muy puntualmente a las 10:30hs, y desembarcamos rápidamente, aunque me detuve a sacar esta foto desde la manga:

Pasamos migraciones en un minuto, mi esposa no pudo evitar alguna comprita en el free-shop, esperamos solo unos minutos que aparezcan nuestras valijas, en aduana ni nos hicieron pasarlas por las máquinas de rayosX al decirles que no eramos residentes en Argentina, me hicieron un doble upgrade en la oficina de Avis, cargué mi celular en el kioskito del hall de arribos, y partimos hacia la casa de mi madre donde nos esperaban unas ricas milanesas con papas fritas, algo que nunca sirven en los aviones  ;)

Dejame un comentario!

%d bloggers like this: