BA247 London Heathrow – Buenos Aires En First de British Airways a Buenos Aires

BritishFirst

Gracias a una promoción de BA del año pasado, más el voucher 2×1 de Amex, pude comprar pasajes para Buenos Aires en First, la única clase en la que me faltaba volar en BA, con solo un cuarto de las millas que usualmente hubieran sido necesarias.

Esta vez debimos ir en remise a LHR, ya que entre las cosas que llevaba mi esposa, dos valijas llenas de ropa que no usa más para donar, regalos y encargos, y mis cosas (que eran lo menos), en total teníamos 6 valijas, una de ellas gigante, una de mano y una mochila. Imposible ir en subte entonces.

Salimos con mucha anticipación, a las 16:30 para el vuelo que salía a las 21:45. Sábado a la tarde, muchos turistas pero no había demasiado tráfico asique en menos de una hora estuvimos en la entrada de LHR. Cargamos todas las valijas en dos carritos, y entramos a la terminal.

Primera parada, la terminal para imprimir los boarding passes:

Segunda parada, check-in de First:

Este check-in es una area separada por ese panel que se vé en la foto y una mampara. Una vez dentro no cambia demasiado de los mostradores de check-in común, aunque hay algunos sillones por si hay que esperar (la idea es no tener nunca más de una persona delante):

Igualmente me pareció mucho mejor el check-in premium en el aeropuerto de Singapur, donde alguien se hace cargo del equipaje inmediatamente, y en vez de mostradores hay esritorios con sillas donde uno se puede sentar. Aquí no había nada de eso, yo mismo puse las valijas en un mostrador como cualquier otro (no es que me moleste, pero imaginaba que la atención era más personalizada).

Una vez despachadas todas las valijas, pasamos por seguridad, donde no había demasiada gente y estuvimos del otro lado en pocos minutos.

Nomás saliendo de seguridad (Sur), esta el acceso al Concorde Room. Originalmente el salón que se usaba para pasajeros del Concorde, ahora es exclusivo para pasajeros de First, ni siquiera los poseedores de tarjeta Gold pueden entrar si no viajan en First.
Con nuestros boarding passes de F entramos sin problemas, dejamos equipaje de mano, carteras y mochilas en el guardarropa, y fuimos a explorar el lugar. Inmediatamante pasamos por el Concorde Dining, un restaurant a la carta donde se puede almorzar, cenar o simplemente comer algo, y como debido a los últimos preparativos no habíamos nisiquiera almorzado, decidimos hacerlo en ese momento.
Nos ubicaron en uno de los cubículos, que son bastante privados:

El menú, no me salió demasiado bien la foto:

Primero pedimos una “picada” para compartir:

Mi esposa pidió el salmón:

Yo pedí el spaghetti a lo scoglio, que estaba bueno pero un poco picante para mi gusto:

De postre pedí helado y mi esposa frutas del bosque con crema.

Una vez con la pancita llena, salimos del restaurant y fuimos a la parte “externa” del salón, lo que sería una terraza, pero es cubierto:


Y además hay sillones para descansar y relajarse:

Vistas desde la terraza:

Otra diferencia entre el Concord Room, y el Galleries o el Galleries First, es que aquí no es autoservice, hay mozos que te traen lo que uno quiera, o se puede pedir en la barra:

El Board Room, donde están las computadoras con internet:

Los asientos en este cuarto son originales del Concorde:

Salimos del Concorde Room para dar una vuelta y comprar algunos últimos encargos en el free shop, y cuando regresamos no faltaba demasiado para abordar. Aprovechamos para llamar a Buenos Aires, recogimos nuestras cosas del guardarropa y salimos hacia la puerta B43, que queda en la terminal satélite, hay que bajar hasta uno de los subsuelos, tomar un trencito que tarda 1 minuto para llegar hasta el otro lado, y luego subir otra vez. No se como pero el tiempo pasó muy rápido, llegamos a la puerta donde nos estaban esperando solo a nosotros y nos “retaron” por llegar tarde (eran las 21:35).
Pasamos casi corriendo por la manga y entramos al avión. No hubo tiempo de sacar fotos.

Nos recibió Barbara, la purser de First, y nos acompañó a nuestros asientos.
Originalmente había reservado los asientos 2A/K, ya que 1A/K están bloqueados para los Gold, hasta 72hs antes de la partida. Obviamente el miércoles anterior estuve entrando al sitio de BA a cada rato, hasta que por fin ví que habían sido liberados!

1A/K se consideran los mejores asientos en los B747 de BA. Están bastante juntos, se puede charlar tranquilamente con el otro, y a la vez son muy privados. Yo estaba muy intrigado en como se vería por la primer ventanilla, ya que al estar situada prácticamente en la nariz del avión, está en un ángulo en el que se podría llegar a ver hacia adelante. Fue un poco una desilución ver que no se veía para adelante, sí en un ángulo de unos 45 grados, posiblemente por el grosor del fuselaje. Además esa ventana está lejos del asiento, y obviamente durante el despegue y aterrizaje uno tiene que estar con el cinturón puesto y no se puede acercar a esa ventana.

La purser nos ofreció tomar algo, y rápidamente nos trajo un champancito para mi y un agua para mi mujer.

Yo no suelo tomar alcohol, pero la ocasión lo ameritaba :)

Inmediátamente fui a visitar el baño. Hay dos baños en la cabina de First, uno de los cuales tiene la ventanilla:

Y obviamente la foto homenaje a Fernando:

El baño tiene el mismo tamaño que todos, pero al tener más espejos parece más amplio.

Regresé a mi asiento para el despegue. Creo que salimos puntualmente, carreteamos hasta la cabecera 27L, allí donde Chancha estuvo sacando fotos hace unos días, y sin demasiada espera (raro, será por la crisis?), despegamos.

Todo muy tranqui, al poco tiempo se apagó la señal de cinturones. La purser nos trajo los pijamas y la cajita feliz:

Y también unos canapés y otra bebida, esta vez coca light.

Luego nos trajo los menús (que no fotografié en ese momento, quedarán para el reporte del viaje de vuelta), y nos preguntó si queríamos comer ahora. Dijimos que sí, ya que mi mujer ya tenía sueño, y nos armó la mesa para la cena, para los dos en mi asiento, a nuestro pedido:

De entrada, mi esposa pidió espárragos:

Y yo ravioles de cangrejo (un raviol en realidad), muy bueno:

El plato principal fue “cath of the day” para mí, bacalao con salsa y papas:

Té para mi mujer, variedad de quesos con galletitas para mí:

También nos trajeron una caja de bombones, que dejó en la mesita frente a los asientos 4E/F, y que yo me olvidé de agarrar alguno más tarde :(

Una vez terminada la cena, la purser nos preguntó si queríamos que nos arme la cama. Dijimos que sí, y mientras nos poníamos el pijama en el baño, nos armó las dos camas, con una especie de acolchado sobre el asiento (que se pone totalmente horizontal) a modo de colchón, y un duvet o edredón para cubrirse. Disculpen la foto pero había poca luz y no quería usar flash para no molestar a otros pasajeros:

Mi esposa por supuesto se quedó dormida antes de poder decir buenas noches, y yo por supuesto empecé a dar vueltas. No tenía muchas ganas de ver tele, el avión se movía (no es que hubiera turbulencia, ni siquiera se prendió la señal de cinturones, pero era lo suficiente como para mantenerme despierto), pero no me quedó más remedio. Vi un par de capítulos de series (Los Simpsons), y finalmente me dormí. Habré dormido unas 3 horas, cuando se encendieron las luces de la cabina, y me despertaron. En ese momento me hubiera gustado seguir durmiendo, pero bueno, vino la purser a darme los buenos días y preguntarme si iba a querer desayunar.
Mientras fui a cambiarme el pijama, la purser se encargó de deshacer la cama y poner de nuevo el asiento en la posición normal.

Estábamos a unas dos horas de GRU:

Jamás podré sacar una buena foto de esa pantalla!

No tenía demasiado hambre realmente, pero me pedí unos huevos a la florentina, que no era tan abundante como el full english breakfast:

Aterrizamos en GRU puntualmente a eso de las 5 de mañana, aún era de noche. Los otros tres pasajeros de la cabina de First se bajaron en GRU, y quedamos con toda la cabina a nuestra disposición, así sería hasta llegar a EZE.
En GRU cambia la tripulación, asique Barbara vino a despedirse y desearnos buen resto del viaje.
La salida de GRU estaba programada para las 7, asique no hubo mucho que hacer durante la espera, hay que permanecer a bordo, mientras personal de tierra brasilero sube a limpiar, y a reaprovisionar el avión.

Como habíamos abordado tan a las apuradas, no había podido siquiera ver la matrícula del avión. En los B747 de BA, la matricula también esta en un cartel en la puerta 2B, asique fui a mirar, pero la puerta estaba abierta y no se podía ver el cartel. Aproveché para estirar las piernas dando algunas vueltas por el resto de las cabinas.

Finalmente cerraron la puerta y pude ver la matrícula, G-CIVG. Lo extraño es que no era un cartel propiamente dicho como es usual, sino un papel pegado y escrito a mano que decía “new”. Es posible que haya cambiado la registración de este avión? No me dí cuenta en ese momento de preguntarle a algún tripulante…

De vuelta en mi asiento, abordó la nueva tripulación, y la nueva purser vino a presentarse (lamentablemnte no recuerdo su nombre) y darnos los menús, diciendo que como era un vuelo corto, querían tener todo listo. Charlando también nos contó que dos días antes, se habían tenido que desviar a VCP (Campinas), ya que GRU estaba cerrado por niebla. “Nunca había escuchado hablar de ese aeropuerto”, nos dijo :)

Una vez que todos los pasajeros de Sao Paulo abordaron, y cerca de las 7hs hicimos el push-back y comenzó el carreteo a la pista.

Esperamos mientras aterrizaba un B777 de AA, que aquí se puede ver yendo hacia la terminal detrás del 737 de Gol:

Potencia a los motores y allí salimos. Me extrañó lo rápido que rotamos, y aunque intenté filmar el despegue, estaba muy lejos de la ventanilla y creo que no quedó bien, además que las nubes bajas hicieron que no se viera nada más casi inmediatamente.

Cuando se apagó la luz de cinturones, apareció la purser a preguntarnos si queríamos comer o tomar algo. Ya la comida nos salía por las orejas, en realidad no queríamos nada, pero ella insistió y nos trajo una selección de pastries (facturas) con mermelada y manteca:

Mi esposa después se tentó y pidió una especie de picada:

Qué diferencia entre las medialunas que habían sido cargadas recién en Sao Paulo, con las anteriores que habían sido cargadas en Londres! Hay algunas excepciones, pero Inglaterra no es un país para ir a comer.

Ya que el vuelo iba muy tranquilo y había buena luz y no había más nadie, saqué algunas fotos de la cabina de First:

Mi asiento, 1A:

2A:

4E/F y 5E/F estan al centro, buenos asientos si se viaja de a dos y 1A/K no estan disponibles, aunque no son tan privados.

El control del asiento:

La revista High Life:

También tengo un videíto de la cabina, que subiré después.

La problema es que el producto First de BA, cabina y asiento, tiene cerca de diez años, y ha sido ampliamente superado por los de otras aerolíneas como EK, SG, etc. Incluso en mi opinión los asientos de business me parecen más cómodos, tienen más posibilidad de adaptarse a lo que uno quiere. Aquí particularmente era cama o asiento, sin demasiadas opciones intermedias.
Definitivamente la diferenciación la hace el excelente servicio a bordo, prácticamente personalizado, y el Concorde Room en LHR T5.
Antes de esta crisis se decía que a fin de este año se iba a comenzar con la renovación de First, pero ahora quién sabe si se hará, y si seguirá habiendo First.

Por primera vez desde la salida de Londres, apareció el CSD repartiendo las tarjetas de migraciones y los formularios de salud.
Cruzamos el Rio de la Plata a la altura de Colonia, y poco después ya estabamos aterrizando en EZE, a las 9:20, media hora antes de lo previsto.

Nos despedimos de la purser, y desembarcamos entre los primeros, pasamos rápidamente por el freeshop y nos pusimos a esperar las valijas, con un poco de miedo desde la experiencia anterior, pero si bien tardaron un poco, finalmente llegaron las 6. Pasar por aduana fue un poco mas complicado, mucha gente con mucho equipaje, pero no tardamos demasiado, y al saber que no éramos residentes en Argentina, solo nos hicieron pasar el equipaje de mano por el scanner.

Mi hermano nos estaba esperando, cargamos el auto y nos fuimos para la casa de mi madre en Palermo.

En sintesis, un vuelo 10 puntos, excelente atención por parte de las dos tripulaciones que realmente te hacen sentir especial.
Vale la pena viajar en First? Con millas, definitivamente. Si tuviera que pagarlo, no podría. Si tuviera el dinero justo fruto de mucho ahorro, no lo haría. Si me sobrara la plata, probablemente sí.

6 Responses to BA247 London Heathrow – Buenos Aires En First de British Airways a Buenos Aires

  1. guido says:

    buen relato Ale, Keep On!

  2. floxie10 says:

    Buenisima la nota! Que lindos tiempos con el B747! me matan tus caras en las fotos. Super completa la nota! se me pianto una lágrima! Salu2

  3. Cris says:

    Muy buena nota como siempre. aunque cambiaría la camarita por un smaphone que nunca salen borrosas :)

Dejame un comentario!

%d bloggers like this: